Buscar
  • damianrodriguez191

"CASPA"

Actualizado: 24 jun

Sonaba la radio a las siete de la mañana, y José estaba pertrechado de su chaqueta de pana, polvorienta. mohosa y con unos parches que simulaban el post it de la nevera que su adolescente y hormonado hijo dejaba sobre un refrigerador, que en ocasiones podía ser un vetusto “corberó” y otros un moderno “lg”, José llevaba muchos años, sin darle importancia-cosas de la edad-se decía aceptando el paso del tiempo,- no creo que sea nada raro-su hijo estudiante de bachillerato, había dado un curioso cambio de pasar a ser el patito feo, a ser un cisne rodeado de muchas cisnitas, José no era nostálgico, ni siquiera era nostálgico de su época de “progre”, pero algo pasaba, reaccionaba raro, ahora era un “pequeñoburgués” un trabajador de una “entidad” Bancaria de Barcelona, realmente supuraba en su subconsciente actitudes, modos y hasta pensamientos, que cualquier individuo normal habría ya colocado en el museo “arqueológico” de su mente, y quizás, con una vergüenza de la que nunca desearía haber deseado que sus hijos o nietos, pudieran conocer sus hazañas o delirantes ideas, que parecían ser en un pasado no muy lejano ser la solución balsámica cuasi mesiánica, de los problemas y dolores del mundo, querían dejar que el parto de la existencia humana tuviese una cesárea permanente, si acaso puede ser se decía para si- abortos morales y materiales, fue lo que conseguimos¡¡-, que virgencita déjame como estoy¡¡¡-deciase apenado de la cantidad de tiempo indecible que los de su generación, invirtieron en semejante “chorri-mierders”-.



Parecía que la pandemia del “caspaprogresismo”, era muy abundante y como él sin darse cuenta como una rosa o cardo “borriquero”, según sea vea , sus esporas ideológicas, se transmitían de padres a hijos sin el menor temor del daño, que como una plaga bíblica podría provocar en los tiernos “infantes”, y lo que era bastante peor, para todos los seres que consciente de vivir en el siglo xxi, padecían sus ideas, actitudes e incluso reproches, a los que les habían inoculado semejantes “astracanadas”.



Pero lo que diferenciaba el caso de José, entre otros muchos de “caspaprogresistas”, era sus alucinaciones, no solo se vestía con pantalones de campana, con una “mohosa” chaqueta de pana, y unas gafas de piloto, que riete

tu de las del teniente “Callaghan”, parecía que el subconsciente, quería “reivindicar” su pasado y se lo empotraba en su consciencia, dándoles imágenes falsas y distorsionadas de la realidad, quería ser su periodista de cabecera, de la realidad a “prime” time, todo comenzaba acentuarse como su querida y ya fallecida madre cuando comenzaba a padecer los primeros síntomas de “senilidad”, aquella señora de pueblo, de la que se reía de sus “arcaicas” ideas, pero que acababa pese a su ignorancia de los 3 tomos del capital, teniendo la razón en casi todo, parecía que el análisis materialista de la realidad y sus complejidades económico-sociales, no podían competir con el “sentido común”, de una señora semi-analfabeta, al final la generación que iba a solucionar todos los problemas, volvió mansa no solo a las formas paternas incluso reviviendo las de un modo tan “rancio” como sus viejos, regresaron además pues al “redil” de la realidad compleja y gradual, frente a la “fantasía” “mesiánica”, propia de religiones o sectas destructivas,


La radio para sus oídos combinaba aperturas de cortinas de radio con marchas de radio, triunfales con un aire marcial y militar, pero al instante sonaba un programa contra el “heteropatriarcado” hecha por una mujer cuyo pelo, eran todos los colores de “arcoíris”, pero al cambio cambiaba a sus años de niñez en el consultorio de la señorita “pepis”, se resistía a darle importancia se comió unos “mantecados”, mientras como observaba como su hijo se zampaba sin compasión, unos cereales con una presentación quizás exagerada, pero también exagerado era el cambio de su hijo, su fulgurante paso del niño “zampabollos” a ser un joven adolescente de aspecto atlético, tras apuntarse a deportes donde terminas con una conmoción cerebral, aunque preocupado, no parecía angustiarse- si al niño le hace ilusión…- se decía así con una auto engañosa actitud “whisfullthinking”, pese a que le enseñaba sus actitudes de progre “semihippioide” del pasado, amén de que su retoño parecía admitirlas en su seno con total naturalidad, en apariencia, ya que tras ella se escondió un vitalismo “niestecheziano” de la fuerza bruta, propia de una generación quizás de narcisos “hijos únicos”, que veían el fascista argumento de la fuerza, una garantía del cumplimiento de sus apetencias.


El joven se había transformado en una carcasa progre, pero en el fondo era un “nihilista” posmoderno, ya que la transmisión del progresía o mejor dicho “caspaprogrerío”, era solo “epidérmico”, podría ser igual de ridículo y absurdo que en el pasado, pero sin el añadido peligroso del “terrorismo” la “ruina” el “genocidio” o muros para impedir que salga gente del paraíso. En resumen quizás podría ser un joven “escuadrista” otrora, ahora, era un joven bachiller "guachipander" y muy alternativo y “progresista”.


Bajaron pues el joven a su centro educativo, donde pasó de ser el “collejeado” a ser temido, las leyes de la física ahora estaban a su favor, ciertamente su progre “papi”, le hablaba del diálogo, la empatía, la escucha activa, etc, pero el joven era más de dar que de recibir, no le importaba había que hacer el bien y no mirar a quién.


Bajaron `pues en un ascensor, nuestro José comenzó a tener las visiones habituales que aunque “breves”, le impedían llevar una vida de “progre” absolutamente normal, su pelo a lo “llongueras”, comenzaba a brotar caspa en cantidades industriales, parecía no poder evitarlo, era quizá un símbolo de ranciedad no “nacional-católica”, pero de ranciedad al fin al cabo, la caspa se acumulaba desde el piso del ascensor, amenazaba con obturar la salida, desde el séptimo piso de un bloque de pisos de un barrio de clase media de la ciudad condal ,el hijo absorto en el submundo del “trap” cubierto en la mismidad de sus cascos, ni lo había percibido, su cuero cabelludo era el aviso de su subconsciente, todo brotaba en lo que quería reprimir en su subconsciente el “caspiprogre” que llevaba dentro, luchaba con su consciente maduro y cuerdo que un hombre maduro debería o debe tener.


Salieron ambos cada en su dirección respectiva bifurcándose a sus lugares de estudio y trabajo respectivos, el “retoño” que como todos ustedes pueden intuir, había sido contagiado por su viejo y su enfermedad , donde los lugares comunes de la ética, política, eran “Standarts”, fabricados en serie y con un eficacia tan grande como un coche sin gasolina, pero era tradición el los deglutía, todo ello lo representa con una camiseta de un famoso guerrillero, traicionado por sus camaradas de armas, era quizás paradójico en un barrio de clase media del primer mundo, ¿pero qué más daba?, el progre se combina con todo como unas hombreras de los años 80.


Separados ya de su retoño que ya provisto de puños americanos comprados en “aiguason”, democráticamente iba a dialogar con sus antiguos “verdugos”, porque era muy dialogante, según consejo paterno, aunque como ya saben la vena “niestezchana” del chamaco, lo hacía combinar con botas altas, y pantalones militares, recordaba; oh paradoja¡¡¡, a los guerrilleros de “Cristo Rey”, que otrora perseguían a su “padre” en las huelgas estudiantiles en las que participaba.


Durante el trayecto a la oficina escasos 20 minutos a trote ligero a pie, comenzó a acusarle aún si cabe más este comienzo de “returnprogresismo”, se traducía el guardia urbano de la esquina, se acabó transformando en un “gris”, insistiendo machaconamente a 3 jóvenes que circularan, todo volvió a la normalidad cuando se volvió a una imagen en color con un agente del orden en una esquina de una avenida contigua, era bastante curioso, que nuestro protagonista ya ni lo acusaba, parecía asumirlo sin preocupación, sin ambages, aunque era consciente de que estás imágenes, breves, repentinas y “vintage”, no era lo más recomendable para mantener una salud mental aceptable.


Descendió por la calle contigua por la avenida, mas tarde se presentó otro flash bastante repugnante , se avizoraba una estafeta de un partido político bastante abundante en cuanto a disponibilidad de banderitas, realmente su interior lo traicionó, aparecía en su cerebro, otra imagen en blanco y negro, de 20 jovencitos con boina e uniforme militar, con pancartas “siempre en pie”, “Europa no nos manda” y slogans y perlas bastante manidos e simples, todo cambio cuando vio la carpa amarilla, con slogans similares aunque en otra lengua vernácula bastante parecida.


Los pantalones de campana, generaban estupor principalmente entre las mujeres más jóvenes, el hombre era un madura interesante, pero esas escobas que llevaba sobre sus pies, causaba hilaridad, o lo que es peor, -quizás en Barcelona-se preguntaba una de ellas-están haciendo un “remake” de viaje al “futuro”, y no lo supiese aún- la caspa continuaba descendiendo como una advertencia el pasado quería hacerse su lugar en tu presente, veremos si lo consigue o no.


Entró en el bar, un café moderno de una calle céntrica de Barcelona, retorno otro rap, y la “karem” camarera embuchada de negro, donde mostraba el “embutido” que poseía desde el jamón, hasta la “mortadela” e incluso el postre con un pequeño bombón de chocolate, un hombre maduro recién “divorciado”, de la que también fue su exprogre esposa, que buscando su camino en la vida, se fue a Brasil con un millonario de venta de productos de ocio, nocturno, buscaba lo místico, aunque lo material frente a un árbol tropical, no le generaba ninguna contradicción ideológica (Galapagar Philosophy, you know?), otro “rap” repentino dominó su cerebro, la adorable “sabrosona”, fue sustituido por Pepe "er der" bar, andaluz que servía tapas de calamares y bocadillos de tortilla con más grasa, que el depósito de aceite de un camión de 12 toneladas, la “retaguardia”, fue sustituido por otra imagen en blanco y negro del diaria “Ya”, en su edición Catalana “Ya cullóns”,noticias prefabricadas, hagiografías de políticos nombrados a dedo por un señor de Ferrol, entrevistas con preguntas prefijadas, autocensura, 5 segundos de confusión, volvió “Karem”, el café americano, el “Bollito” y la música mañanera de Bad “Panchi”, quedaban diez minutos para abrir la oficina, hacia tiempo, haciendo el crucigrama, el capital o la lectura de los clásicos del marxismo, no habían conseguido hacerle tener un vocabulario variado, ideas fijas e “standarizadas” no daban mucho lugar para la riqueza "lingüística".


Entrando a su centro de trabajo, su contraparte ideológica, su compañero de trabajo el aspirante a “Yuppie”, Manel Suarez, recién licenciado en económicas y cuyo credo en todos los aspectos de la vida, era el de “maricón el último”, o soy ¿ultraliberal y que?, la usura abusiva me da la vida, todas ´las frases mencionadas, se encontraban colocadas en pequeños marcos para fotos familiares, a falta de hijos, o esposa o novia en las que colocar y llenar el marco de gente a la que amar, colocaba estas frases, porque Manel sobre todo y principalmente se amaba así mismo.



Entró el director de entidad bancaria, pero al final volvió otro rap se dirigía a saludar a sus empleados y todo comenzó, con un -Antoñito-rematado, con una cachetada de un personaje en blanco y negro, de bigote en forma de mostacho, mirando altivamente a su empleado, retorno tras 5 breves segundos a la realidad presente,-José, ¿estas bien?- preguntaba con fingido interés de jefe, como una pregunta de rutina sin importancia- reacciona con un poco de retraso, con un seco- si..-mientras decía esto miraba hacía el suelo, su preocupación y la caspa que caía como un reguero de pólvora sobre el suelo de la oficina, ya comenzaba a preocuparlo sobremanera.


No podía faltar la chica tensa en una oficina , era la que se usaba como defensa en caso de embargos de cuentas por falta de impagos, llamadas, Elisa alias la “tensa” sus párpados se movían a una velocidad de la luz, su velocidad verbal superaba la del tren bala Japonés, los clientes no se sentían con fuerzas para negociar ningún tipo de deuda, ni comprobar si tal cláusula existía o no en el contrato, su tensión verbal, su tono irritante y agudo, sus tics, su movimiento de párpados, nada comparable ni siquiera a las más expertos en danza del “vientre”, era su mejor empleada, era el ojito “derecho” del director , además era su hija, una repelenta niña Vicenta, que prometía llegar a lo más lejos.



La niña de papi, llegó diez minutos como siempre, pero acostumbrados ni se inmutan, ni saludos mutuos ni de cortesía, ni siquiera besito a “papuchi”, se mete en su despacho, tiene a mucha gente a la que despellejar, no había tiempo que perder.


Pero José estaba a otras cosas, comenzaba a cuestionarse si esto era normal, breves flashes de su pasado e ideario “progre”, durante segundos y sin color, debería cuestionarse ciertas cosas, quizás era algo que no debería irse llevando como su ciática en silencio y sin darle la más mínima importancia, pensó toda la jornada laboral, entre balances y clientes con prisas, si no debía tomar cartas en el asunto, ya de una vez por todas.



Había pensado en buscar la ayuda de un terapeuta, necesitaba ya totalmente la ayuda de un profesional y vivir plenamente en el presente, podía causarse daño a el como "retrocaspiprogre", y a los que lo rodeaban, había buscado durante el descanso de su jornada a algún terapeuta con prestigio en la ciudad, buscó Armando Casitas terapeuta y psicoanalista Uruguayo, entre comillas en la pagina web del doctor, dejándolo bien claro por si había alguna duda, (Uruguasho cojones¡¡¡, no Argentino¡¡¡), llamó y acordó una cita para dentro de una semana.



Armando Casitas era de los mas prestigiosos terapeutas especializados en persona que insistentemente viven en el pasado, no solo en el ámbito político como el caso de José, si no de los expertos en bucles melancólicos, también conoció los expertos que desean que los demás vuelvan al pasado, existían, y el lo sabia, los hipnotizadores del tiempo pretérito, expertos con ellos para manipular a los demás, Armando era un joven universitario de la escasa clase media de su país en los años 70, exguerrillero tupamaro, derivó hacia el "libegalismo", no es que lo que había fuese perfecto, sabía incluso que era terrible, lo que pasa es que era ya demasiado viejo para pensar en algo nuevo, para solucionarlo- que lo piensen los que vienen-, si lector, los que vienen que les han tramitado y transmitido el "caspiprogresismo", afortunadamente para todos nosotros, tan solo la carcasa.


Vivía en la ciudad condal desde hace 25 años, sabía que el "caspiprogresismo", y los derivados modernos de intenso color amarillo chillón, sabía que abundaban no era los casos mas graves que trataba, desde neurosis, traumas de todo tipo, en el primer mundo parecían habitar seres atomizados, vacíos aunque prósperos, limpios, superficiales, y en este caso con un eterno bucle deseoso e inconsciente al pasado, había tenido muchos casos en esta ciudad, el deseo de volver a no fracasar de muchos les generaba unas "taras" y "traumas", era la rueda de Sísifo de la melancolía, amargura primermundista, quizás -muchos no sabían ni por que lo sentían-, decía mientras esperaba a su paciente, que le había llamado que iba a llegar tarde 15 minutos por temas de trabajo, mataba el tiempo de espera haciendo crucigramas comprados en una gasolinera, tras haber pasado un fin de semana con su esposa en un pequeño pueblo del norte de Barcelona, acostumbrado a pacientes retorcidos, amargados, complicados, las preguntas de las definiciones de las letras del "crucigrama", eran pan comido para el.



José subía en el autobús, a dirección a la consulta del Doctor Casitas, dicha consulta, pese a ser una trabajada consulta de madera noble, y un tresillo, en lo que único que faltaría para que fuese perfecto, sería ser consultado por el mismo Doctor Froiz,(Psicoanalista Gallego y pionero en aplicar el método, tu me cuentas, que mientras yo hago el balance),aunque la inversión de Don Armando le había permitido dejar su consulta "niquelada" los alquileres le habían conminada a poner la consulta, tras varios problemas de pagos de alquiler, en el Monte Carmelo, en una casa de planta baja, imitando a un pueblo Andaluz ,continuaba cayendo la caspa..


El trayecto comenzaba sin raps y eso le tranquilizaba su subconsciente progre, no le estaba (Por el momento dando problemas).Ascendió por curvas lejanas y sinuosas amen de por vados muy cercanos con un autobús silencioso de ultima generación semivacío, rodeado de un anciano que miraba fijamente al frente, y dos adolescentes enamorados y agarrados como una ristra de de "chorizos", a la entrada de un autobús un hombre de mediana edad, que estaba consigo mismo, simulando una estatua de la grecia clásica, al cuarto de hora en pequeñas carreteras con doble sentido, parecía placentero el viaje, aunque de nuevo el subconsciente "caspiprogre" llamó a la puerta de nuevo, sin avisar como un cuñado un Domingo a la tarde, un repartidor de comida rápida, un señor de "desokupa" que viene a ver como andas de circulación, en resumen comenzaba a relajarse, parecía que cambiar un poco de aires había reducido, notablemente la frecuencia de sus "RAPS".


Todo era placentero durante 20 minutos que duro este viaje sin raps, era algo que comenzaba a darle esperanza de que todo al final solo iba a ser un pequeño "desequilibrio", momentaneo de pocos meses de duración, que todo volvería a la normalidad tornaría la madurez de un hombre maduro, asumiendo de una maldita vez su pasado, pese a que su fibrado y "combativo" hijo había cogido lo superficial del ideario vital de su "viejo", (afortunadamente para todos nosotros, que ya bastante peligro tenia el "angelito").


Un bache mal tomado por el autobús, representó el preludio de otro terrible episodio, que en esta ocasión duro bastante más, alrededor de unos 20 segundos, que para José fueron eternos, tras el bache el vehículo que lo transportaba se detuvo ante la luz roja de un semáforo, durante la pausa a la par que se desarrollaba otra nueva alucinación de las suyas, unos obreros salía de una fábrica cercana del turno de mañana, el solo podía visionar una carga policial en blanco y negro de obreros que salían de una iglesia, se volteo hacia atrás de modo instintivo sin razón aparente, solo pudo ver al hombre vestido con sotana y un rosario rezando agachado la cabeza, donde antes solo había visto un hombre pensativo, la pareja de "pichoncitos", parecían hablar no se de que asamblea en la facultad de económicas, para una huelga de algo que al final, entre los "susurros", de baja frecuencia que apenas no pudo descifrar, al volver a su posición inicial de frente, se vio acercarse a un hombre de abrigo de lluvia con gafas negras y unas cadenas, que intuía no iban a ser para ponérselas a las ruedas del autocar, se sintió sin lugar, ni tiempo, para ejecutar una escapada de emergencia.


Pero fue una falsa alarma el hombre de las gafas y "chubasquero" en el fondo se trataba del conductor que preocupado, detuvo el vehículo que conducía al ver que uno de sus pasajeros estaba en estado "progretónico", su preocupación había sido muy util, gracias a ella, nuestro protagonista había vuelto a la realidad en color y de 2022.


-¿Le pasa algo?-preguntaba el empleado de la empresa municipal de tranvías, mientras sacudía a José como si tratase de un Coctel en proceso de preparación, por cierto, hablando de cocteles, José se encontraba intensamente agitado y mezclado en su interior con su antiguo ideario amén de su frenético intento de suprimirlo, necesitaba ayuda e iba en camino de ella.-No, no¡¡¡ , gracias no pasa nada- replicaba amablemente a la preguntas del conductor, el resto del escaso público allí presente, permanecía indiferente al suceso alucinatorio de un ex-progre.


Tras 5 minutos mas de trayecto el afectado por esta curiosa dolencia, descendía del autocar, dirección 200 metros abajo, la consulta del doctor Armando Casitas, se encontraba en una vieja casa de planta baja en el barrio del carmelo,- si querían una consulta de madera noble y precios baratos- se barruntaba en muchas ocasiones el "terapeuta",- tendrán que hacer el esfuerzo de venir al extrarradio-.


Llamo a la puerta, invitaba a la amistad pues un pequeño canido de raza perro "salchicha", ladraba imitando al ¿quién es?, pasos firmes y lentos, imitando solemnidad se acercaba cada vez al umbral de la puerta donde este, "caspiprogrerítico", esperaba alguna solución a sus males.


Abrió la puerta pues el Doctor Armando Casitas. un hombre de aproximadamente de casi dos metros, un rostro confiable a la par que "mefítico" impasible ante cualquier caso de caspiprogresismo (del que se había especializado en la ciudad de Barcelona), transmitía confianza aunque distancia, parecía ideal, pensaba nuestro protagonista para tratar su curiosa, bizarra y "vintágica" dolencia. Su cabeza pelada parecía la de un hombre transparente, discreto, todo parecía un enigma.


Se dispusieron a entrar en un despacho, el piso del suelo de cuadros geometricamente similares de color blanco y negro, en el fondo una ristra de tomos de libros viejos que parecían dar entender que ocultaban sabiduría vieja y oculta, símbolos de los que ni siquiera había visto ni oído hablar en su vida.


Hubo una pequeña pausa breve aunque muy tranquilizadora, sonrío nuestro atormentado "caspiprogrerítico", sirvió esto como pistoletazo de salida para la primera cuestión que el doctor Casitas le formuló,-¿Como se encuentra?- su rostro imitaba mas a un interrogador policial, que al de un "terapeuta",- bueno, no se doctor, si decirle que bien-emitió un bufido enorme, que resonó en todo el recinto de la habitación-de 6 meses para acá, aproximadamente-miraba a los contornos del suelo, como un crío buscando su juguete perdido-tengo unos raps, en blanco y negro que me recordaban el pasado de mi juventud-mientras explicaba los síntomas de su dolencia, el doctor escribía velocidad de la luz, lo que supuestamente oía de su paciente "primerizo", el observaba algo que casi no conseguía tanto como su dolencia, la letra de este hombre que permanecía con rostro impertérrito, ante el relato que le hacia de su experiencias "psicodélico-progre".


-Bueno, pasemos al "reclinatorio"- solicitaba el doctor Casitas, con suavidad, mientras su cuerpo como un tonel sólido y rígido se levantaba de una silla de oficina, con mas años que los fósiles de "atapuerca", obedeció sumisamente y como un holograma, cumpliendo el tópico del paciente que acude a un psicoanalista y a riesgo de quedarse dormido como un bebe, poso su fatigada mente alojada en su cabidad craneal, sobre un sofá que en la caja negra de su memoria, guardaba historias que había oído, algunas que se repetían de modo cansino, otras bizarras, espeluznantes, a la par el doctor le acompañaba, parecía inmerso en la lectura de lo anotado, aunque susurraba para si, medio kilo de carne, 250 gramos de jamón serrano, tres latas de cerveza.


El doctor miraba al fondo en una ventana que daba al patio interior, de su casa de planta baja, mientras anotaba en el crucigrama, simulando que anotaba lo expresado por su paciente "nobel", había un cántaro, una fuente andaluza y varias macetas que necesitaban un mantenimiento urgente, quizás mas que lo enfermedad habitual en la ciudad condal, ciudad primermundista, con problemáticas tan habituales y absurdas como las de su paciente, había conocido ya muchos casos como este, pero lo que mas le preocupaba como si de un epidemiólogo se tratase, era la transmisión habitual que observaba en muchos de sus pacientes, hacían como cual "varicela" ideológica a sus hijos, todo se traducía en desordenes morales y psíquicos, traducidas en irracionales y "financiadas" algaradas antisistema financiados por el mismo sistema, la tensión artificial creada, la anemia moral, generaba casos si acaso mas grave que el "caspiprogresismo" en otras ciudades del país o del primer mundo neopuritano y bienpensante.


Escuchaba el rum-rum angustiado de su paciente, pero le preocupaba su retoño, debía tomar como cual superhéroe de la "psique" cartas en el asunto, un joven de las características potenciales de su retoño, que casi le había quemado su "carro" en su denodada lucha por la "LLibertat", no podía volver a arriesgarse mas ,debía operar´ con bisturí, corto secamente a su paciente formulando la siguiente cuestión,-¿Usted me había dicho, que tenia un hijo adolescente, no es así?-la respuesta fue tras un breve balbuceo, había padecido el "coitus interruptus" de la verborrea- si.. si ¿por que?-bueno, mire en una sola sesión ya he visto su dolencia, estimado José-carraspea, como emitiendo una mueca de confianza- ¿me permite que le llame José?-.replico José- si claro, solo faltó, haberlo llamado camarada-bien- se levanta como un bloque rígido, comienza el discurso, dando vueltas a su despacho con paso lento y firme,-usted, padece "caspiprogresismo agudo"- José atendía impertérrito al movimiento repetitivo, sinuoso y lento de su terapeuta,- es una enfermedad muy abundante en el estado Caspañol, ya que aquí todo lo que viene de fuera se tiene por mejor,- ajams- movía la cabeza afirmativamente José, mientras intentaba comprender lo que escuchaba-añádale que aquí llega las caspideas, más tarde, aunque lo que es peor a mi juicio- su paciente lo observaba, tragando saliva- que pese a que ya son ´"demode" o fracasadas, en España siguen vigentes y lo que es peor se transmiten de generación en generación-ohh¡¡¡-susurraba el paciente del doctor Casitas- colocando las manos a lo "macaco kulkin"-.¿Que podemos hacer doctor?- se acerca a el, y la coge por las solapas de su chaqueta, lo observa como un gatito desvalido, el doctor le quita las manos de su chaqueta, lo mira fijamente a continuación, con una voz grave le espetó a su paciente- tranquilo¡¡¡, lo salvaremos¡¡-.




Volvieron a la mesa del despacho, nuestro doctor ya había repasado todo lo dicho que aunque fuese hombre, podía hacer dos cosas a la vez mirar con la mirada perdida a la ventana, escuchar a sus pacientes, y hasta comerse un "kit-kat",-¿la próxima semana podría venir a esta misma hora y día?-formuló la pregunta con firmeza y un poco de ansia-. si, si, si- la respuesta fue telegráfica y contundente, José aporto la minuta y abandono la consulta en dirección a lo que el creía la salida, al abrir la puerta encontró un "Jacuzzi" con diversos juguetes eróticos, con un poster de Pamela Anderson, otro de Jeniffer Lopez, enmarcados como si se tratase de una "orla" de licenciados de alguna carrera, ya tenia bastante con su trauma, no deseaba padecer otro, el doctor se acerca con prisa por primera vez desde que se han conocido,-no¡¡¡¡, no¡¡¡¡¡, por aquí no es, esto es una habitación para pacientes que necesitan un tratamiento de acogida -mas bien de cogida-contestó sarcásticamente a la excusa inventada sobre la marcha, por el terapeuta "uruguahyo", que no argentino, (que quede claro). Volvió por el camino correcto, de la verdad y la salida aunque le había ayudado a identificar su enfermedad e síntomas, no le había dado el remedio para solucionar tan maña tara, no lo sabia pero se encontraba con el Julián Lago de la terapia, ¿la solución?, para después de navidad...


La semana se había desarrollado, en la ya habitual panoplia de alucinaciones breves, vintage y de breves segundos, su hijo siguió partiendo crismas tanto en el colegio como en su práctica deportiva habitual, el superhombre "nietzchiano", rancio, agresivo , que había surgido tras tantos años de "nerdismo", y acumulación de collejas que como una presa a punto de estallar, esperaba emanar todo ese caudal energético, hacia sus antiguos verdugos... bueno, y al que se le pusiese por delante. .eso si, todo bajo una patina de joven de clase media primermundista, "enrolladote", progre, dialogante, (siempre que le diesen la razón), hijo único, que a falta de agravios o causas, buscaba que su frustración, sin motivo, tuviera alguna causa justa, un rebelde subvencionado o si lo quieres mejor caro lector un contestatario, que no rebelde ni antisistema, muy del sistema.


José continuaba emitiendo cantidades de caspa a niveles industriales, era así la "psoriasis" del "caspiprogre", en esta ocasión el autobús venia aborrotado, trepaba con ímpetu la cuesta del carmelo, seguro de que nadie si interpondría en su camino, prueba de ello fue cuando el conductor escupió por la ventana, era el símbolo de que todo iba a llegar a buen puerto.



Su hijo si no daba manporros, su estado natural como un kurt kobain Barcelonés, era el ensimismamiento, vol dir , aislamiento, aberzamiento, parecía solo comunicarse con los demás con los puños, otros usan el braile, los mas freaks el esperanto, muchos otros hablaban catalán en la intimidad, su hijo (que a todo esto se llama Marc), decidió que fuese con los puños, "Bud Spencer", había ejercido una influencia harto positiva en su niñez. Con sus cascos y escuchando música de negros marginados en "ghettos" gringos, simulábase en la misma situación, eran de los muchos que no deseaban ser de la parte privilegiada del mundo, que su odio fabricado y alentado por el ambiente no tenía la justificación suficiente, -oh¡¡¡ quien fuera negro en la Alabama en los años 60¡¡¡- se preguntaba el joven Marc, podría liarla parda con mayor razón, un trio de niñas jóvenes, el trio contra el heteropatriarcado, la paz, el dialogo y el lacón con grelos, su pelo teñido, su fealdad potencial, (aunque las había peores), eran del grupo ,"todos los hombres, tienen peligro", o del colectivo "mis tetas ni mirarlas, macho heteropatriarcal", una de ellas en sus manos con un libro de Lorena Bobitt "cortando por lo sano", memorias de mi lucha contra un "baboso", el trio feminista por breves momentos, tuvieron que dejar esa cínica idea de -nos gustan los hombres sensibles y con bufandita, que nos reciten poemas y se "emochionen" con las florecitas del campo-.La morralla pseudointectual, de la que este trío venia pergeniado, se opacó por breves momentos, por el subconsciente instintivo primario, pero eso sí, desde luego mucho más autentico y real que toda esa criba de ideas fuerza, flojas y sin mayor contenido que el "spot" publicitario de un anuncio de compresas, comenzaron ambas 3 como hembras en celo, a salivar al ver a un joven de su edad, fibrado, atlético con una voz grave como la de un cantor de "jazz", que no solo emitía feromonas de testosterona a cantidades industriales, si no un nivel de agresividad erótico-sexual, que como un trío de lagartas perfectamente coordinadas, hizo al trio feminista, sacar la lengua en perfecta coordinación, Laia comenzó a medirse las pulsaciones en el pecho, a la María las pupilas se le comenzaron dilatar como una gata en celo, y la tercera aunque no menos "cachonda", comenzó a mover los labios, como el movimiento de una lavadora en plena centrifugación, el joven ensimismado en unas rimas en inglés, que apenas conseguía entender, no era consciente de las pasiones que levantaba, su padre miraba a la ventana como buscando algo perdido en el monte Carmelo, armada de Cipreses, y casitas que se revelaban contra los monstruosos edificios que le hacían sombra en las cercanías.





Estuvieron el trio de abandonar el feminismo, para intentar seducir al joven adolescente, aspirante a macho "Alfa", todo le entraba por los ojos de este joven, el gruñidito, el físico, sus instintos primarios de hembras en celo, combatían con su ideario, parecía que era de los que cada vez confundían "controlar" los instintos, con "reprimirlos", ya ven queridos lectores José, nuestro protagonista no era el único con conflictos internos, el joven expresaba toda su potencialidad animal, y de lo que es capaz a veces el instinto humano, ellas quizás buscaban el automutilamiento, renunciara partes mas conflictivas pero reales de la condición humana, parecía que para ambas visiones el punto medio, era un compromiso que no se podía contraer.




Padre e hijo dirigieronse pues a la consulta del Doctor Armando casitas (uruguashyo, que no Argentino ojo¡¡¡¡), el joven llamo a la puerta con ímpetu propio de expertos en llamar puertas, el sonido fuerte, hueco y contudente, fue respondido al instante por unos pasos iguales de fuertes, huecos y contundentes.


-Buenos días José-mientras saludaba, fijo la mirada en el joven, inserto en una capucha de una sudadera de color negro ,tras ella se divisaba una nariz fea pero tierna como un "gonzo" del show de los teleñecos, una cara blanquecina y pecosa, los ojos eran penetrantes, desafiaban al mundo, sin embargo observaba que le brillaban,-entonces, no esta todo perdido- rebuznaba para si el terapeuta, hispanoamericano-. Pacientes y sanador de almas, se trasladaron a su despacho, sentaronse ambos a cada uno en su mesa del despacho, el joven se quita la capucha, el pelo en forma de esponja le daba un toque a lo James Dean, el padre continuaba emitiendo dosis enormes de caspa, que si tuviesen salida a nivel industrial y comercial, lo harían rico sin duda, su chaqueta de pana, sus pantalones de campana-Bueno Marc. ¿sabes por que estamos acá?- pregunto el terapeuta- si , mi padre que ve visiones y todo eso-respondió mientras se reclinaba hacia atras,en la silla haciendo un equilibrio, que nadie que no tuviese su capacidad atlética, podría hacer, miraba desafiante y con una sonrisa risueña y malévola a su "viejo", el joven macho competía por el territorio y hacerse camino en la vida, el león viejo pronto seria expulsado de la manada, o lo que es lo mismo, en no muchos años..."pà la residencia¡¡¡".



Tras 3 horas de reproches, comentarios, versiones parciales y mentiras....



-Bueno en resumen- dictaba sentencia el sanador de almas, como un juez de la audiencia nacional,- lo que tienen ustedes es mucha tontería- resoplaba mirándolos a los dos-, el joven comenzaba a enfadarse no estaba acostumbrado a que se le hablase con tanta franqueza, sobre todo tras haber vencido por ko, a otros diez jóvenes tan brutos como el, de un modo brutal e inmisericorde, le llamaban el "expresionista" por que como los pintores de dicho estilo, dejaba un reguero de sangre que dejaban un "cuadro" clínico preocupante, súmesele a que pertenece a la generación de los "ofendiditos", y el coctel puede ser explosivo ,el padre comenzaba a ponerse "paradójico", en esta ocasión el autoengaño no le iba a servir, para justificar sus ideas políticas fracasadas, su vida personal fracasada, su buenismo que encubría cobardía fracasado, su supuesto librepensamiento que encubría un dogmatismo que ríete tu del padre "Loring", en resumen una mentira, que como cual "Matroska" a nivel social escondía otras, al final la realidad llama a tu puerta como aquel repartidor de paquetes, no importa lo que tardes en abrir, espera paciente y siempre triunfa, a veces nos dice cosas poco amables, pero como una madre o el mejor de tus amigos, nunca te engaña.


-Son victimas de la posmodernidad- continuaba sentando cátedra con los brazos tras de si, el terapeuta de Montedvd (nombre actualizado para ir en consonancia con los tiempos, desde 2009, por parte del gobierno de Uruguay),- intentan buscar respuestas a ciertas cosas y no las encuentran, y lo que es peor es que buscan inmediatez, lo tienen todo para ser felices, sin embargo su nutrido ego, se lo impide, añádaselo a esto la sobrevaloración de ustedes como individuos, cuando fracasan, lo sufren mas intensamente que una persona normal- padre e hijo escuchaban una música, poco habitual, a diferencia de las charlas motivacionales, las películas de "chinorris" (el primo chino de Chuck Norris),los libros de "coaching", todo lo que a su viejo le había valido para sustituir la pesadez aunque contenido amplio de los viejos dogmas marxistas, para terminar siendo un ser temeroso e inseguro sujeto, tras haber tenido tanta certeza y seguridad de lo que sucedería en el futuro ,solo le quedaba la caspa que emitía en cantidades industriales, como única cosa de provecho,(si se puede decir eso), que de su cabeza brotaba.



-En definitiva, sentencio un casquete para usted, tanto en casas de relax, como buscándolo en aplicaciones de Tinder- miro fijamente aunque temeroso de las represalias-y usted supere la adolescencia de una vez¡¡¡,tiene un año de carencia, por cierto deje de consumir esteroides, que le sale pelo hasta en los orejas, adolescente gruñón¡¡¡-termino con un- he dicho¡¡¡- y sustituyo el martillo por un libro escrito por un colega suyo titulado "terapia para gente que no lo necesita" con un subtitulo interesante, "quitarse de encima de alguien que te molesta", con prólogo del presidente de la asociación de empresas farmacéuticas de España.



Padre e hijo con papelito con el remedio descendieron Carmelo abajo, con la sensación de no saber si les tomaron el pelo, o les dieron la piedra filosofal con todas las soluciones a los problemas de su vida, lo que estaba claro es que la próxima paciente del Doctor Armando Casitas, (terapeuta uruguayho, no argentino ojo¡¡¡), mirando con la sensación del deber cumplido, ante la imagen del patio interior de su casa, en la que se divisaba una fuente, un cántaro, y un cuadro de un campesino andaluz, llevando a buen termino una ristra de burros, sonaba la puerta, era Laia Montserrat, su paciente mas veterana, femenista y malteñida, parecía tener una crisis muy fuerte de valores, comenzaba a cuestionárselo todo, parece según le había comentado por teléfono tener pesadillas con hombres fibrados e hipersexuados, que le hacían tener orgasmos que le hacían levitar como Santa Teresa de Jesús, pero eso es otra historia, otra sesión, y ustedes no pagan nada como cuando bajan películas de manera ilegal, así que por hoy, un saludo y hasta la próxima.



#Charnegonews#Literatura#Relato#Comedia#Satira#Caspa#Progre#Barcelona#Rancio#Lazi#Ñordo#Cataluña






















24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

En una sauna, así se había convertido tras la apacible y llevadera primavera Barcelonesa el mes "tórrido" de Agosto como si de una "parrillada" en Cadaqués se tratase, así se encontraban los 3 millone

Encontrábase Pachi, leyendo técnicas de tortura escrito por un exagente de la Stási , nacido en la comarca de Vic, rancio como un chorizo recién curado, y de orden, demócrata hasta cierto limite, (ya

2 humoristas mas malos que un cáncer de colón con metástasis, con menos talento que el creador de la Pizza de “Piña”, y con menos “Carisma” que el “Zampabollos” de clase, se escaparon del “Reality Sho