Buscar
  • damianrodriguez191

INTERRUPCIONES

Actualizado: 24 jun

-Y por lo tanto antítesis y síntesis generan un concepto a base de la unión de ambos, que terminan por autodestruirse, y así termina esta clase por hoy¡¡¡- gritaba con sorna a un alumno de la última semana, del último curso de “filosofía”, este profesor a punto de jubilarse, observaba el poco habitual fenómeno físico de la eclosión de una supernova en forma de globo en la nariz de este aspirante a “intelectual orgánico” de la primera fila, pero no era el único la tensión cósmica que en aquella aula de conocimiento de resúmenes de “wikipedia”, resúmenes de épocas “antidiluviánas”, escasas lecturas de libros que son resúmenes de otros, amén de una tasa de suicidios de las mas altas de la universidad Española mucho Española, su desgraciado futuro de pensadores se veía reconfortada a una semana de terminar su ¿útil? Carrera, todos se estaban preparando para el desenlace final, y es que además el joven se llamaba “Emeterio”, todo se combinaba en perfecta conjunción geométrica, para que se produjese el descojone general, el “librepensador” se encontraba en los brazos de “Morfeo”, pensando cosas tan profundas, si realmente profundísimas créanme, tumbado en la silla en posición “paciente de dentista”, haciendo gárgaras y sacando la lengua como cual “epiléptico”, -¡¡¡que rica la almeja¡¡¡-el auditorio contenía la risa, era un “monologo” improvisado que suelen ser los mejores,-¡¡¡estas mas buena que el café Colombiano¡¡¡¡-pero esto no terminaba aquí, aunque no era debates bizantinos, si era una lucha dialéctica, que aunque fuese en fase “REM”, merecía ser registrada mediante dispositivos electrónicos y colgado en una red social, el docente apesadumbrado de su ya mas cercana “jubilación”, se batía la cabeza pensando que si tuviese mas alumnos como este, aunque suspendido más veces que un ciego en el carnet de conducir, su vocación docente no se hubiese apagado tan pronto, hubiese salido con una sonrisa, a la salida de cada clase y su motivación por la misma seguiría viva, diez minutos de deliciosa observación de este primate “bípedo” su lengua golpeando su mejilla de modo cruel, su “babilla” escanciada como cual “Sidra” Asturiana, que descendía como cual flecha en velocidad directamente proporcional que a medida que se acercaba al suelo alcanzaba con mayor rapidez su destino; esto es, el suelo de este lugar del saber en una facultad de una ciudad de provincias, donde el mayor acontecimiento era el mercado de ganado en la plaza de “abastos”, y cuya utilidad era una placa de un político que presumía de un centro docente, lugares que nunca conoció, más allá de comprarles al por mayor un doctorado en “ciencia infusa”. Pero centrémonos en el joven en brazos de “Morfeo”, como les iba diciendo fueron diez minutos deliciosos de observación de campo de dicho “sujeto”, aunque como todo en la vida si es bueno acaba de modo “fugaz”, -yo por Heidegger mato¡¡¡¡-esto fue el fin de su “supernova” nasal y de su sueño profundo y reparador, aunque descojonador para sus compañeros, se precipito una risa colectiva que ríanse ustedes del coro de los niños de “San Ildefonso”, un coro perfectamente coordinado, el “Nerd” de la bufanda, no desafinaba con María Lechugas vegana y odiadora de hombres sin par, y pepe tan tonto que se matricula en “filosofía” por error, (quería ser arquitecto técnico), aunque transcurrieron 5 años, no se había dado cuenta…


E aquí que se produjo la primera de una serie de interrupciones que este sujeto iba a vivir a lo largo de este, que “créanme” estimados lectores, se le hizo mas largo que un día sin pan o sin “anime” para un “nerd” sin amigos, sufrirá de “apoacusia” vital en tan solo 24 horas, eternas y tortuosas, en definitiva que un dolor de muelas era mas llevadero que ir saltando de cosa a medio hacer a otra era un experto en “multitasking” o como se decía no se sabe si iba o venia. Ajetreo y al final la nada, y el alumno más “aburranzado” despertó de su sueño de Morfeo y la burbuja reventó, dejando a la nariz huérfana y la onda expansiva llegando a sus víctimas más cercanas, dejándolas como el padre “Carrack”, tras romper la tubería del agua de la traída, aun así las victimas seguían descojonándose su vuelta a la realidad, termino en una caída, se levantó automáticamente mirando a todos, haciendo un barrido de a quien se le podía “ostiar” con más facilidad, ante el fracaso de potenciales víctimas, se rindió ante la evidencia era el ridículo personificado- yo por Heidegger mato¡¡¡¡- decían todos al unísono, mientras abandonan el “hemiciclo” del saber y en este caso del “descojone”, el “docente” le da un espaldarazo, que aumento su “mala virgen” en cantidades proporcionalmente exponenciales al hinchamiento de la vena “izquierda” usado para regar la parte cerebral, que cultivaban, sembraban y recogían sus delirantes “ensoñaciones”, recogió su libro el ultimo tostón que tendría que leer para conseguir un título que quizás con suerte le ayudaría ser un cajero con conocimientos de lógica formal, o bien un camarero que cite a Platón a la madrugada, durante el visionado del escote de algún turista alcoholizado por el “garrafón”, ante tanta semejante visión, motivado decidido con paso firme, mirada centrada en la puerta, cejas en posición de “v” de victoria, esquivaba felinamente a los que se encontraba hacia al camino del éxito, de ponerse a hacer el ultimo esfuerzo para obtener un título que podría servirle para apoyar alguna silla danzante, o tapar la grieta de una pared de Pladur que se revelaba, ante la estabilidad de las estructuras, como si de una grieta antisistema o ´”quemacontainers” se tratase, en definitiva camino al éxito, pero aquí se produjo la segunda interrupción elevada al cuadrado, un bordillo de una acera se interpuso entre el y la parada de autobús cercana, y como la caída del imperio romano, fue tan desastrosa que como un símbolo de sus sobrevaloradas “expectativas” lo llevo a la realidad, y que mas real que una acera de cemento que ha perdurado como roca “perenne” durante casi 50 años, que parecía espetarle a su cara frente a frente, pegada como una pareja de enamorados,-los pies en la tierra, y de paso también la cara-volvió a levantarse como si nada, se comenzaba a acostumbrar como si fuese algo normal como ir sin cinturón en el coche o sin condón a una discoteca o simplemente dejarse una maleta en casa camino al aeropuerto, y ya por costumbre se levantó impertérrito recogiendo sus enseres y un diente que había perdido por el camino, una acera a tiempo viene bien, decía su padre, bueno no recordaba bien.


Espera marquesina y sillón libre, al frente le quedaba como gran recordatorio de su ultima ostia en la vida una acera; y si , se sentía discriminado por que todos los bípedos homínidos que allí pasaban no se caían en la misma, se indignaba por que nunca la quiniela, pero siempre pasaban estas absurdas situaciones, era el ejemplo que todo padre ponía a su hijo al salir de la calle de lo que no se debía hacer o padecer, a su izquierda en un discreto plano se encontraba un yayo “impertérrito” que de manera estoica observaba a un punto determinado, nadie ni siquiera sus más allegados habían averiguado a que cojones miraba, pero lo que parecía estas en las “berzas” era un control absoluto de la situación, le fallaban las piernas, pero no el control del “territorio”, un halcón ”senior”, un felino que captaba la más mínima de las interferencia que no captaban ni los más sofisticados de los radares, torció el cuello como si de la niña del exorcista se tratara, ni siquiera se oía el “róm róm” del autobús, pero como un “sensitivo” se tratase y con un palillo en la boca, que cambiaba de un lugar a otro de la boca, con una rapidez propia de un profesional- ahí llega¡¡¡¡- el que, tercera interrupción elevada al cubo, el aprendiz de “bohemio”, dejo el “atabalamiénto”, dejando ya de mirar la causa de su dolor físico e espiritual, asustose y todo se cayo se derrumbaba sus 3 tochos de “espeso” pensamiento esparramados como un rumor sobre la potencia sexual, del vecino del 5 monitor de un gimnasio, un camión de la basura, pisoteaba el pensamiento inane de un francés de complejas y retorcidas estructuras mentales, sin quererlo el de la basura le había quitado un peso de encima en todos los sentidos, levantose se dirigió presto a la parada, allí el veterano "zariguéyo" oteaba todo su perímetro, a lo lejos veía a su hija la pequeña en la cafetería de la calle de enfrente hablar con su amante, amor de padre permanecía en silencio mientras su palillo rondaba de un lado al otro de su boca sin ninguna dificultad.


Tras 5 minutos de calma se aproxima el autobús, el viejo permanece impertérrito ante una masa de jovencitas con minifalda que se aproximan a la facultad de medicina cercana, para jugar a los médicos tenían todas las cualidades, pero nuestro protagonista estaba a otra cosa, en la berza, el autobús retoma la marcha y avanza por el momento sin interrupciones hacia una rotonda cercana, el autobús lleno y abarratádo de jóvenes universitarios, prestos a levantar el país o si pueden en concreto los de económicas una "Sicav", se palpo su bolsillo que no su paquete, y noto un vacío, no espiritual, pero si tecnológico, su dispositivo tecnológico, mas conocido como móvil, (al que quería mas que sus hámster, fallecidos por error en la lavadora), la angustia comenzaba a brotar de su pecho, su desesperación aumentaba con un pequeño embotellamiento que impedía llegar a su meta, esto es, la siguiente parada, las cosas del autobús van despacio, abrió sus puertas traseras, se sintió liberado aunque aprovechando rozo el cuerpo de una exnovia, que enviaba sus feromonas en dirección a el, quizás las ganas de arrimar la cebolleta, le podía perdonar sus infidelidades con una muñeca hinchable, se miraron lascivamente en breves segundos, sacaron sus lenguas imitando la lengua bífida de dos reptiles necesitados de aplicar la física en el choque de dos cuerpos físicos, pero lo breve si es con caída, dos veces bueno, descendió por sus propios medios del autobús, cierto es, pero su mirada se fijaba en lascivia de ex, sus pies sin guía y en dirección contraria, se rindieron ante la ley de gravedad, de nuevo otra interrupción elevada a la quinta, de nuevo visita a la acera, quizás por costumbre, no se quejo, impertérrito ante la audiencia que había atraído, corre presto los 500 metros de su parada de partida en dirección y con la esperanza de que dicho esfuerzo no fuese en vano, y que su "motortrola" se encontrara allí esperándolo como cual Sara Montiel.


Corrió como cual "Rocky" atravesando caminos, pasos de cebra, semáforos en rojo para peatones, impresionaba su potencia perneril, siempre en situaciones extremas se muestra como hasta individuos tan empanados, ejercían una fuerza sorprendente, bajo atajando por una escalera descendiendo desde una barandilla, como si fuese una "vedette" de un programa de variedades, en escasos metros nuestro protagonista, había practicado varios deportes en escasos minutos, salto de valla, carrera de fondo, carrera de obstáculos, en un tiempo récord allí llego.

El viejo torció con su rígida cabeza, observando la llegada o mejor dicho deberíamos decir aterrizaje del jet "supersónico", al que había visto caer como un salto del "TIGRE", defectuoso, a su lado el móvil permanecía solitario en una silla desvencijada, de una parada de autobús como de cualquier ciudad del mundo, lo cogió aliviado, allí como cancerbero del olvidadizo y "disruptivo" sujeto, la mas importante para el, observaba a aquel universitario que si bien a punto de licienciarse, en la carrera de la vida, comenzaba con pájaras constantes y resultados poco eficientes, lo abandono levantándose con dificultad esperaba seguir vigilando el perímetro desde otro punto de control, quizás el parque, quizás el bar de la esquina de su casa, era ver, oír y observar siempre palillo en boca y mirada "clintestwodiana".


Allí en su soledad aliviado con su aparato, sus libros y sus pensamientos de automotivación para el ultimo examen de carrera, con la que podría aspirar a ser "intelectual" orgánico o camarero de bar de copas con 5 años de retraso, en resumen estaba absorto, hasta que un conductor de buena voluntad y ganas de molestar a medio camino entre la amabilidad y el tocamiento de narices, volvió su espíritu en conjunción a su cuerpo se levanto como "frankstein" al vehículo, apenas pasajeros sentados al fondo dos jóvenes aspirantes a marginales, absorto visiona ya el paisaje conocido por el de sobra, desdoblamiento mental viajaba sin consumir acido, los rayos del sol primaveral se traslucían en un multicolor reflejo en el "plexiglass" de un autobús urbano, planta baja y escasos pasajeros y un conductor con una camisa sudorosa y desequilibrada como los resultados en lo que concierne a la tranquilidad del protagonista de esta historia, recibe una llamada de modo instintivo como un "ludópata" del movimiento se mueve sin pensarlo se pone de pie, se apoya en una barandilla como una señora de un bar de carretera, coge el móvil, le resbala de las manos, y como la casualidad no existe desciende a cogerlo, el autobús toma una curva cerrada y su cabeza toma la dirección ya por ella conocida el suelo, no sin antes visitar una barandilla, quizás para recordar viejos tiempos de farolas los sábados noche, ¿Quién sabe?, el caso es que de su frente como si de un estigma del padre Pio se tratase, emergió como un moratón premonitorio y alegórico de que se trataba de otra interrupción esta vez elevada a la octava, se levanto observo que se trataba de un teléfono de una compañía telefónica, bufo, tanto sacrificio no solo no había servido para nada, si no que le había hecho emerger de su frente un iceberg amoratado y melaginoso. Los aspirantes a marginales se reían en silencio y el conductor estaba atento a una anciana que con un semáforo en verde, sin embargo y aguardando respeto a sus canas, cruzaba a velocidad de koala por la vía.


Tras 12 paradas mas, donde recibía insulsos mensajes de compra medio litro de leche de su madre, o te echo de menos de su hermana que estudiaba en una ciudad "mainstreim" de europa, descendió subió señores quizás esperen otro incidente en un suelo recién fregado, pero nuestro protagonista, advertido de este día maldito para el, cuidose de andar con paso firme y mirando al frente, había que evitar caídas antes de subir al ascensor, ya a salvo abriendo la casa del hogar "familiar" directo de modo firme, constante hacia su "cubículo", para estudiar estos tochos ya para el ultimo examen de análisis "hermenéutico" que quizás le podrían hacer los sudokus del periódico con mas facilidad, sentose en una silla de plástico, adaptada desde hace años a sus posaderas, apago la luz, coloco la lamparilla y dispuso su mente y voluntad a dirigir sus esfuerzos al ultimo esfuerzo final para obtener un titulo, que le abriría un mundo nuevo de oportunidades...en el mundo de la hostelería.


Parecía marchar todo en lo que la mayoría de la gente consideraría una situación normal, aunque para el era excepcional una situación de tranquilidad, diez minutos de eterno placer donde estudiar este tocho era un manantial orgásmico de paz interior, pero todo lo bueno es breve y si estas marcado con el estigma de la "disruptividad" te perseguía como un demonio a una "efeba" adolescente.


La cascada ruidosa que provenía de la cocina, perturbo la paz, puso en alerta las extremidades, corrió veloz a visionar el desastre, pero una babucha mordida por su perro, yacía muerta tras perecer en el campo de batalla, del combate de la mordida perruna, babada, carcomida y muy resbaladiza otra interrupción en esta ocasión elevada al cuadrado, sus posaderas vacunadas del dolor de sus habituales caídas, apenas padecieron y el tampoco, levantose bufando, prometía venganza al perpetrador de esta trampa para ratones humanos, que se escondía temeroso tras el sofá, aguardando tiempos mejores para salir de la penumbra protectora, de los bajos de un viejo sofá.


Encontrose con un espectáculo muchísimo mas lamentable, si acaso su madre de escasa estatura, pero con gran fuerza de voluntad decidióse con orgullo que pese a su baja estatura podría llegar a la cacerola de la tercera balda sin problemas, pero las leyes de la física la llevo por la senda de la dolorosa realidad, un reguero de utillaje culinario cayo con la violencia de un trueno, afortunadamente nada cayo sobre su redonda cabecita, tan querida por todos pero en unos de sus lóbulos el orgullo y la terquedad tenían preminencia.

-Mama¡¡ ¿Por que no has pedido ayuda?- angustiado levanto a su madre con suavidad y con un dulce abrazo consolatorio, su mirada compungida, peticionaba ayuda 20 minutos de recogida de utillaje y colocado en su sitio, cedió a su sueño de hacer cocida en una cacerola y con una sartén se hizo dos bistecs a la plancha, era un aviso de la "providencia".


Torno en dirección a su cubículo, su hermana salió de su habitación enclaustrada en unos cascos baratos comprados de los Chinos, ajenas de todos los sucesos acaecidos anteriormente, en dirección de colisión con su "empanado" hermano que oteaba el suelo del pasillo, para no tropezar dos veces con la misma chancla, ella solo oteaba los mensajes de "whatshapp" la "Merche", que llegaba hacia su casa, tenían cositas que contarse tras el Sábado noche anterior, la esperaba impaciente, a lo que íbamos en régimen de colisión, ambos chocaron como dos cuerpos inertes ajenos uno del otro, el joven, salió perdiendo las "tetas" de su hermana impactaron contra su pecho como dos sacos terreros de cemento, como un puñetazo directo a la mandíbula, lo invito a visitar el bordillo de la puerta del baño, y el bordillo y el marco combinaron otro bonito presente para nuestro protagonista, un precioso ojo morado, que querido lector, combinaba a la perfección en cuanto a color y tamaño con el hematoma que cultivo con esmero en su viaje de placer en un autobús urbano, de una ciudad de provincias, cuyo nombre es lo que menos importa en este momento.


No vienen dos sin tres, su padre que venia de la puerta muy hablador con la amiga de su hija, siempre optimista por naturaleza, quizás por que era menos "disruptivo" que su hijo o con mejor suerte, los dos individuos sonrientes abrieron la puerta del hogar de los "Mínguez" pasando el umbral de la puerta, vieron la visión dantesca de un veinteañero intentando levantarse con la ayuda de su hermana, el padre torno la sonrisa por estupefacción ante la paradoja se dirigió al baño a mear, la amiga que era enfermera y con pelo que nada tendría que envidiar al de la bruja Avería, lo llevo de un modo rápido, mas bien podría decirse fugaz, a la habitación de su hermanita, por que una mujer con verdadera vocación caritativa, heterosexual, diplomada en enfermería no podía mas que consolar al afectado, evidentemente la consoló.....


No hubo mejor combinación para nuestro "disruptivo" protagonista que los conocimientos de enfermería, aunque con gran amor por los videojuegos y manejo del "joystick" y floja en anatomía (era lo que peor se le daba, en su formación como enfermera), costaba distinguir en la frente o el puente-grúa del susodicho, lo del hematoma era lo de menos, decidió que el puente-grúa del susodicho necesitaba un boca-a boca con 30 pulsaciones, la mano recorría como un cortador de jamón, en oblicuo, recto, perpendicular, mas tarde cada cierto hacia el boca a boca, como aquel artesano que en su banco modela el barro, hasta darle forma, se le daba no con cariño que no se lo tenia, pero recordaba cuando iba con su abuelito, a ordeñar las vacas, no había cosa que mas feliz le hiciese que ir con el abuelito a ordeñar, feliz de recordar los viejos tiempos, sin desnudarse que en cualquier momento la hermanita del susodicho ,representación grafica de la "impaciencia" podía hacerse presente, su cara picarona, sus ojos "almendrosillos", colocando sus caderas sobre las piernas de su victima propiciatorio, pronto hubo olvidado los "hematomas" la sangre de nuestro protagonista corría en rescate al cerebro, que no disponía, ni acostumbrado estaba a tanto placer, no era el momento de que pereciese, el organismo intento darle todos los medios, su rostro comenzaba a ponerse rojo, era el preludio de la erupción del volcán, gruñidos primitivos, que nunca habían sonado en esa casa ,ella solidaria ayudaba a "descargar" como alguien que coge una manguera y reposta, sacarle un peso de encima, una buena mujer.


La chica no creía en la homeopatía, ni en el Reiki, eso si como una "chamána" imponía sus manos en la consola de mandos del pecho, de nuestro protagonista, se acercaba el enganche, el maridaje, jinete y potro desbocado, tren y vagón, percha y chaqueta, todo parecía rodar, pero si lector si, la hermanita entro impaciente,-A ver¡¡¡,mucho estáis tardando-otra interrupción elevada a la decima-.

Ambos guerreros del amor, quedaron "catatónicos", la hermanita con un fondo interior de satisfacción, al fin no era la única que se dedicaba a "joder" a su hermano, dejo un segundo intento al dúo dinámico, aunque segundas partes, nunca fueron buenas o no tan buenas como las primeras.


A los 30 minutos el joven subió al ático de su edificio, su benefactora y hermana descendían cuesta abajo de la avenida, cuchicheando apenas imperceptible desde las alturas de un edificio de protección oficial con aluminosis de una ciudad de provincias, insisto, cuyo nombre no interesa, la noche estrellada, la vía láctea a pleno rendimiento,(sonreía para si), la tranquilidad y sensación de abulia benévola, se vio interrumpido por un grito de una ancianita que había sido atracada por un joven "latino" que añoraba tanto su tierra natal, que deseaba recordar sus viejas hazañas como adolescente marginal, aunque deseando integrarse en su tierra de acogida ,quizás, en el sistema penintenciario, pero con enormes ganas de contribuir con el aumento de adrenalina de los "abúlicos" y "tristes" gachupines weros.


Tras el "break" descendió decidido costase lo que costase a no padecer ninguna interrupción mas, con firmeza bajando del ascensor con fuerza e ímpetu, llamo al timbre abrió su madre con una cara compungida, ni la miro, no le importaba decidió recuperar el tiempo perdido para sacar adelante su ultimo examen de carrera, su progenitora lo siguió como un holograma hasta la entrada de su "zulo"-hijo-decía susurrante como si de una anima en pena se tratase-¿Que?-respondió secamente nuestro protagonista-añadiendo-debo ponerme a estudiar mama-la miro con ternura-respondió su madre con un estilo "telegráfico"-en la TV, ha salido que ha empezado, la 3 guerra mundial, están invadiendo España-Pues me suda la polla¡¡¡-me saco "hermenéutica", así tenga un tanque a la puerta de mi casa¡¡¡-.

Dio un portazo allí en su Zulo, comenzó a llorar su lucha con el tiempo, las leyes de la física, la fortuna y demás elementos de la naturaleza, le habian vencido una vez mas, en resumen este "Sísifo" del siglo XXI del chomchinabo, como muchos otros, creyose invencible frente a elementos y fenómenos, en resumen, el tiempo lo venció, el tiempo siempre vence....


#Charnegonews#Interrupciones#Relato#Literatura#Ultracuerpico#Medalavida#Literatura#Universidad#Tiempo

32 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

En una sauna, así se había convertido tras la apacible y llevadera primavera Barcelonesa el mes "tórrido" de Agosto como si de una "parrillada" en Cadaqués se tratase, así se encontraban los 3 millone

Encontrábase Pachi, leyendo técnicas de tortura escrito por un exagente de la Stási , nacido en la comarca de Vic, rancio como un chorizo recién curado, y de orden, demócrata hasta cierto limite, (ya

2 humoristas mas malos que un cáncer de colón con metástasis, con menos talento que el creador de la Pizza de “Piña”, y con menos “Carisma” que el “Zampabollos” de clase, se escaparon del “Reality Sho